Plantas piedra

Llamados “plantas piedra” estas pequeñas plantas nos sorprenden por su apariencia, para evitar ser comidas por los depredadores han desarrollado un increíble mimetismo, muchas veces son imposibles de distinguir entre las piedras del suelo.

Estas curiosas plantas pertenecen a la familia de Aizoáceas.
Son pequeñas plantas muy carnosas formadas por 2 hojas unidas en su longitud con dibujos en su superficie. Entre las hojas aparecen las grandes flores (amarillas o blancas) que llegan a ocultar el resto de la planta. Las dos hojas están divididas únicamente por una fisura por donde aparece el nuevo par de hojas a medida que el ”viejo” se marchita. Dependiendo de la especie, el color de las mismas puede ser rosa, violáceo, verde; con manchas, punteadas o estriadas.

Las flores se abren en otoño, hacia el atardecer. Son un poco más grandes que el cuerpo de las plantas de color amarillo o blanco.

Cuidados

Regar moderadamente en verano, ligeramente en primavera y otoño y nada en invierno.
Colocalas al sol de forma indirecta y entre 18-35 ºC.
No resisten las heladas y en invierno conviene tenerlos entre 10-15 ºC.

Cultivo

Se trasplantan en primavera. Conviene cambiarlos de recipiente cada 3 años, más o menos.
El suelo para estos puede ser sustrato normal con 1/4 de arena. No necesitan abonados especiales.
Son plantas muy resistentes a plagas y enfermedades, siendo sus enemigos el exceso de riego y el frío.

Reproducción

Se pueden multiplicar a partir de semillas sembradas en primavera (a 20 ºC) o en verano por esquejes de hoja ( este metodo no es del todo eficiente, por lo que ser recomienda hacerlo de semillas )

Otras plantas que te pueden interesar