Rocío de sol

También conocida como “rocío de sol”. Es una planta carnívora, la más popular en su especie por ser muy resistente y de fácil cultivo. Es originaria de Sudáfrica, en la Ciudad del Cabo.

Atrapa sus propias presas

Es una planta perenne, tiene hojas cubiertas con pelos con mucílago, sustancia pegajosa que tiene por función atrapar a los insectos que luego serán digeridos por enzimas. Al contacto se produce una reacción que curva la hoja y envuelve la presa. Esta escena dura unas horas en tiempo real y ocurre en pleno verano cuando las temperaturas son altas.

Atrae presas pequeñas, fundamentalemnte insectos. Luego de que las toca la presa queda atrapada en el pegajoso mucílago que les impide escapar, más tarde el insecto morira a medida que el mucílago lo envuelve y tapa sus espriráculos. Las enzimas lo digieren y liberan sus nutrientes que luego serán absorvidos por la superficie de la hoja.
Mide hasta treinta centímetros de altura y es muy fácil de cultivar. Sus flores son blancas y dispuestos a pico, florecen y se marchitan, a su vez, una tras otra.

Semillas disponibles

Reproducción

Se poliniza ella sola pero si se quiere se puede hacer manualmente. Después de haberla polinizado la flor perderá sus pétalos y comenzará a producir sus semillas. Estas se pueden recolectar cuando el tallo floral se haya secado, en ese momento se coloca un papelito debajo de la flor y se y sacude un poco hasta que las semillas caigan. En ese momento son perfectamente aptas para la siembra, en caso contrario se deben conservar en un lugar seco y fresco. Hay que tener en cuenta también que las semillas van perdiendo efectividad conforme pasa el tiempo, o sea que lo mejor es sembrarlas cuanto antes.

Cultivo

Temporada de cultivo es de abril a octubre. En la temporada de invierno, la Drosera capensis no necesita de un verdadero descanso, resiste muy bien a temperaturas muy bajas durante largos períodos. Durante el invierno se puede cultivar en dos formas diferentes:

Con el clima frío: hay que dejar la planta fuera para que pierda completamente las hojas, las cuales vuelven a crecer en la primavera siguiente.
Con bajas temperaturas (5 ° -10 °) deben colocarse en áreas protegidas donde la planta continuará creciendo mientras se mantiene el follaje. Con este último método, a lo largo de los años, la planta tendrá una palmeta forma bonita.
Drosera capensis puede ser reproducida fácilmente por varios métodos, incluyendo semillas, esquejes de hoja y división del rizoma. Además, es una de las variedades que no requiere un periodo de hibernación. Esta planta es una de las más fáciles en lo que a cultivo se refiere. Crece muy bien en lugares abiertos, donde disponga de luz indirecta y sea regada con agua con bajo contenido mineral. No requiere invernaderos pero puede ser cultivada también en ellos. No tiene periodo de dormancia, a diferencia de otras especies del género. A comienzos del verano, Drosera capensis alba produce varias flores, pequeñas, de cinco pétalos color rosa en el extremo de un tallo floral, el cual puede tener hasta 30 centímetros de alto. Las flores se abren individualmente por la mañana y se cierran al atardecer, durando cada una solo un día; las primeras flores en formarse pueden comenzar a abrirse mientras todavía se siguen formando flores en el tallo floral. Se autopolinizan tras cerrarse y producen una gran cantidad de pequeñas semillas, las cuales caen del capullo una vez seco. En condiciones favorables, estas semillas tienden a volar y depositarse en las proximidades dándole la reputación de planta de crecimiento y reproducción muy sencillo.

Cuidados

El riego debe ser continuo por bandeja ( se debe colocar la maceta sobre una bandeja plástica, el agua se coloca en la bandeja nunca sobre la maceta), siempre con agua de lluvia, destilada o de osmosis inversa (aire acondicionado).
En verano los riegos serán más abundantes y constantes, en las épocas frías más espaciados.
Necesita una humedad ambiental entre 40% y 70%. No pulverizar.
Trasplanta cada 2 años, en primavera.
La luz si que es algo esencial para la Drosera capensis. Hay que darle el mayor tiempo posible de luz directa filtrada por un cristal (aunque sin cristal también vale). Dándole un mínimo de 6 horas de sol al día, en caso de no ser posible, las hojas perderán su color rojo y los pelillos se volverán blanquecinos y no producirán el mucílago encargado de atraer y digerir los insectos.

Plagas comunes

Hongos y pulgones. Evita exceso de riego especialmente en épocas de frío.

Consejos

No exponer al sol directo, solo durante el invierno es aconsejable un poco de sol de la mañana o tarde. (la luz solar directa deseca las trampas y disminuye su capacidad de captura)
No es necesario proveerles insectos.
No tocar las trampas pues esto disminuirá su capacidad de caza.
No debe regarse nunca con agua corriente, de pozo ni mineral.
Nunca agregar ningún tipo de fertilizante o abono.
Usar solo sustrato para plantas carnívoras
No exponer a insecticidas o productos agresivos

Otras plantas que te pueden interesar